10+1 estrenos de FEBRERO para conocer a que suena Colombia

Lista gracias a Juan Diego Barrera | @balandro_

Teníamos idealizada a Colombia. Todos sabemos que es un país con artistas de reconocimiento mundial: J Balvin, Shakira, Maluma entre muchos otros. Esto nos hizo creer que existía una industria sostenible alrededor de todos sus movimientos musicales. Tras una conversa reveladora y fugaz con El Enemigo nos enteramos que el parecido a Perú es mucho más de lo que uno creería, sus distintas escenas independientes, además de tener un nivel sonoro tremendo, son autogestionadas de distintos modos, y la mayoría de sus gestores, recurren a la pasión para escribir, organizar, producir, etc.

Juan Diego Barrera es uno de ellos, de los que busca un espacio en el trabajo que lo solventa económicamente para escribir de música y compartirla. Le pedimos una lista de lo mejor del mes anterior en su país y nos trajo pura buena merca, como se dice allá. Pase a leer y conozca, que pronto les aseguro armaremos tours de intercambio.


Briela Ojeda

El 19 de febrero llegó a la tierra un boleto de ida a una tierra de ensueño con taller de reparación de corazones y spa para dragones de Komodo. El álbum debut de la Gabriela Ojeda (proveniente de Pasto, Nariño) llega en un momento caracterizado por el auge de la música de cantautor. Sin embargo, este no es tu disco habitual de guitarra y voz. Briela nos presenta un universo conceptual único, una exploración por la intimidad de los rituales cotidianos, los sueños y la espiritualidad. La majestuosa interpretación y coloridísima voz de esta artista funge como guía turística de un país de las maravillas, o del antiguo templo que corona el centro sus montañas. En el trayecto del cálido viaje somos testigos de la magia de un mundo de dragones de Komodo y Búhoz: la producción, las melodías, las capas entrelazadas de voces y los riffs hacen de este un sonido único, mántrico. Bienvenidos al Templo Komodo.


N. Hardem

Siguiendo el ejemplo del inglés Daniel Dumile (MF DOOM), el bogotano Nelson Martínez (N.Hardem) le ha apuntado a ser “el rapero favorito de tu rapero favorito”. Desde que Hardem apareció en la escena rapera con Cine Negro se ha convertido en un referente nacional, y ha demostrado su versatilidad y su hambre en los subsecuentes Tambor, Lo Que Me Eleva, Rhodesia y Tambor II. Verdor es un nuevo paso en esa senda, pero a la vez en otra serie de direcciones. Verdor es su disco más íntimo y biográfico, su más explícita introspección en torno a su herencia afro y su más contundente presentación de un universo conceptual abstracto y codificado. Y para lograr esa epopeya cuenta con la colaboración de un elenco de productores e intérpretes de lujo provenientes de mundos tan distantes sónicamente como cercanos al aprecio del “perro negro” (incluyendo a El Arkeólogo y a Edson Velandia). En Verdor, Hardem busca paz pa’ dormir, pero también baila con sus demonios al fin.


Bejuco

La ciudad de Tumaco cuenta con el segundo puerto más importante de la costa Pacífica de Colombia, y es uno de los principales epicentros de producción cultural afro de nuestro país. Allí, diez artistas jóvenes pero de renombre empezaron en 2015 a pensar cómo hilvanar el inmenso ir y venir de influencias y herencias que han llegado a sus vidas artísticas, que como mares han bebido de ríos de causes tan dispares como los del bambuco, el afro beat o el rap. Luego de ganar la convocatoria de Discos Pacífico para recibir pedagogía, financiar y asesorar la producción y difusión de su disco, Bejuco hizo honor a la planta que les da nombre y publicó Batea, un disco y un canasto de muchos tallos amarrados entre sí, provenientes de muchas aguas, que recoge los frutos de varias tradiciones sin dejar de ser un hito de la música tradicional tumaqueña.


Diamante Eléctrico

Mira Lo Que Me Hiciste Hacer es el primer larga duración de Diamante Eléctrico como dueto y la quinta placa discográfica de su trayectoria en general, que ha sido laureada ya con tres Grammy Latino. Juan Galeano y Daniel Álvarez continúan en la aclamada senda que emprendieron en Buitres, dejando atrás el estilo roquero serio y boomer para reemplazarlo por un pop rock lleno de bajos funkeros, coros agudos y sintetizadores pegajosos. Pero este disco me interesa en particular por las dos diferencias temáticas que marcan al respecto de ese exitoso y atrevido proyecto de reinvención. Por un lado, se trata de un disco que se toma más en serio ciertos problemas, como las desigualdades y la violencia de género, y le resta sobriedad a su tono, resultando en una notable familiaridad. De otro lado, en el disco MLQMHH se atreven a la literalidad, a la descripción de las geografías, personajes y situaciones compartidas, al tejido de poderosos puentes de sentido compartido con la audiencia latinoamericana.


Ángel Dumile

Ángel es la punta de lanza de la nueva ola de trap bogotano. Con tan sólo 18 años se ha logrado consolidar como una de las mayores promesas del hip hop local, pero no se queda en ser un futuro que cultivar: Ángel es el presente, y su habilidad para manifestar sobre la tierra su Ciudad de Dios lo confirma. En sus anteriores sencillos, así como en Angelical, su EP debut, Ángel se presentaba agresivo, lisérgico, ácido, fiestero. Y si bien todo sigue allí, su primer larga duración es, además, una poderosa muestra de su rápida maduración artística, del enriquecimiento de sus referencias y el refinamiento de sus barras en pro de la contundencia. Además, este disco es clave porque, como Buscapé en la película homónima de Fernando Meirelles, nos presenta uno a uno a los integrantes de un parche listo para asaltar las calles.


Noiseferatu & Funkdealer

Noiseferatu no vive en Transilvania, como el vampiro de Murnau, sino en San Antonio de Pereira, un pueblo cercano a Medellín. Eso sí, comparten el rapero y el vampiro que ambos se mantienen anacoretas: “Rapiphero”, como también se le conoce, es crítico de la vida en la urbe y, paradójicamente, sostiene su lugar como uno de los más influyentes monarcas de la música urbana colombiana. Casi tres años después de su disco homónimo, que es sin dudarlo uno de los mayores hitos de la historia reciente de Colombia, vuelve a acechar la tierra de la mano del joven Funkdealer (nombre de productor, que al rapear debe ser reemplazado por Zábaz). El resultado es un disco en el que resalta sobre todo la química, el juego entre dos personajes con trayectorias disímiles pero obstinados en subir la barra de las habilidades líricas y sónicas cada vez más.


La Muchacha

La manizaleña Laura Isabel Ramírez Ocampo se ha ganado el corazón de las y los colombianos con paciencia y amor, como se calienta y se revuelve un chocolate, como se anda al llegar a un páramo para evitar el soroche (mal de alturas). Hace poco más de un año se lanzó su precioso Canciones Crudas, y ahora, con La Parcera, iniciamos el trayecto hacia su segundo disco, que promete ser otro hito delicado, intimista e inocente, de aquellos que retumban en la cabeza y el corazón. En este caso, La Muchacha canta entre sonrisas una sensación que todos hemos sentido alguna vez: la de ser amigo del mundo, de nuestro derredor, y no inmutar esa armonía ante aquellos que pretenden ponerle fecha de vencimiento. Y si bien sus letras suelen estar muy explícitamente arraigadas a su contexto, a su hablado y a sus referencias, no pongo en duda que este disco que viene sea capaz justamente de tejer puentes hacia otros corazones latinoamericanos en busca de una parcera, y que luego leerán la “la muchacha” ya no como un genérico sino como un nombre propio.


José Vitola

El debut de José Vitola es un desgarrador disco de cantautor de letras ingeniosas y sonido prístino y delicado. El radicado en Bogotá bebe directamente de la influencia de artistas como Bon Iver o Iron & Wine , y su escucha es perfecta para mirar por la ventana de un bus hacia no sé dónde y pensar en lo que pudo haber sido.


Paula Pera y el fin de los tiempos

Paula Pera y el Fin de los Tiempos es también un debut, aunque la directora de este proyecto haya estado inmiscuida en varios proyectos artísticos de la escena alternativa de Bogotá. Paula Pedraza sobrevivió al aislamiento implícito en el hecho de trabajar en un crucero por meses para tocar tierra y verse obligada al aislamiento para prevenir el coronavirus. Y en esos momentos, antes de conocer a Pablo Escallón, la otra mitad de esta nave, escribió canciones magníficas sobre el deseo, la espera, la inseguridad y algo más.


Fernando Flema

La mayoría de la escena alternativa bogotana conoció a Fernando Flema como parte de SCUM (Sociedad para el cuidado de uno mismo), uno de los proyectos más interesantes del 2020. Con Balada Lo-Fi, su EP debut en solitario, aparece una voz con propuestas reflexivas, ironía y empeño por proponer al oyente no tomarse tan en serio. Es especialmente en Ballet de Tripas, la colaboración con Caillou -cuyas barras también merecen reconocimiento-, en donde más brillan sus habilidades y sus referencias.


Conjuro Epiléptico

Lo peor de esta canción es no poder verla en vivo aún. Conjuro Epiléptico es una de las propuestas más ácidas de Bogotá. También, como suele ser común en las propuestas lideradas por Neck Talese (Nicolás Mejía) es uno de los grupos más irreverentes y uno de los sonidos más inconformes de nuestro país. Melódicamente adelanta un futuro EP y no habla de nada o habla de todas las ideas aleatorias con las que ocupamos nuestra mente en el encierro. ¿Por qué? Porque quizás nos sobra literalidad y realmente tenemos ganas de parar de llenarnos de pensamientos y disfrutar en un pogo de algún bar sudoroso.  Melódicamente fue coproducida por Jack Endino, clave en el desarrollo del sonido “grunge” de Seattle a través de la producción del Bleach y el Incesticide de Nirvana. ¿Por qué? ¿Por qué no?


Esta lista, y otros lanzamientos latinos en nuestra playlist mensual. Entre 35 a 45 lanzamientos del mes anterior que más nos gustaron. Full novedad, harta música que podría ser los futuros inacabables replays de tu playlist. Pase a desgustar: